Del Editor

… "He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

T

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

lunes, 21 de agosto de 2017

DUDA por ERNESTO LOBO


Y yo
Descreído ácrata
Seguí creyendo
Viendo la lluvia de lágrimas
Bañar la madreselva que
Sorteando la cerca
Se alzaba hasta las cumbres blancas del poniente
Rompiendo mareas
Navegando a ciegas
Trastocada por un pálido horizonte
Desde donde vertía sus pétalos
Inundando de fino almíbar el
Ajeno extremo final de los mares
Y yo, incrédulo en la inocencia
Armé mis trastos de metal
Junté mis versos aun sin ser cantados
Arrumé fuerzas
Escondí un tanto de azarosa suerte
Para seguir el rastro de los pétalos encarnados
Subir por las cadentes salas
De la certeza
Me hice de azadones y bestias encabritadas
Corté en dos las calles baldías
No acallé mis miedos
En el valor extremo de la agonía
Insulté la cuna de los dioses
El palacio vestal de las vírgenes
Gemí de valor como de miedo
Invadí la soledad
Violenté cien ninfas
Hice con mi vehemencia un rito matutino
Sostuve todas las mentiras para soltarlas libres
Enseñoreadas en el patio de los sabios…

Incrédulo de hombres y de dioses
He creado un rostro que se refleja
En el pesar de todos los ojos
En el temblor de cada duda
En la sombra esquiva de mi cuerpo…

Descreído ser de la mañana
Debo salir ahora con las manos henchidas en sueños
A construir un mundo mágico
En donde cada fantasía
Sea una infinita duda…


jueves, 17 de agosto de 2017

De túneles y trayectos por Carmen Amaralis Vega Olivencia


Después de tanta oscuridad
la suavidad de la luz nuevamente invade el túnel,
nada en el trayecto me consuela,
las rutas grises se desvanecen frente a mí,
las flores  recogidas a destiempo
invaden mis sentidos con aromas desconocidos,
remolinos cristalinos en medio del camino
confunden mi mente con notas azul celeste.

Inquieta, en el trayecto
nunca tuve respuestas a preguntas simples,
¿Me has amado?
¿Dónde se ocultó el primer beso?
¿Acaso debo morir siete veces?

Siete túneles en mis recuerdos,
siete rutas escabrosas,
siete llantos eternos,
y ahora reconozco con el alma en las manos,
definitivamente en esta vida
todos los pasillos me lleva a ti.


lunes, 14 de agosto de 2017

La fuente por Luis Del Río Donoso


Aprendo de los vértigos del pasado
En mi perdura la fuente
Soy la raíz de mis raíces
Todo está en mis ojos
La palabra ardiente
se acuesta en mi cuerpo de isla
Vivo clandestino de caricias
Las realidades del mundo callan
frente a mis gritos silenciosos...
Hablo al viento y un suspiro se aleja
La sabiduría atraviesa mis sombras
La noche me arropa...
esperando un nuevo amanecer !


jueves, 10 de agosto de 2017

POEMA DE ELIANA VÁSQUEZ COLICHON


COMO CUANDO SIENTO
que la vida
no sirve para nada o tan solo es el eco dormido
de una voz inescuchable
cuando la gente habla y entorpecen los
ruidos del mundo las imágenes
cuando me siento sola en la oscuridad
infalible                                 
inapelable de la nada

cuando mi boca está palpando los labios
roídos de la tuya
cuando la razón se impone
cuando te hago el amor solo por complacerte
cuando mi cuerpo busca y no encuentra
o cuando encuentra y no desea

cuando todo cambia tan pronto que
no tuve tiempo de darme cuenta
cuando todo me molesta
cuando bajo de espaldas las escaleras
cuando grito más de lo debido

entonces

detesto el destino
maldigo los años pasados
blasfemo a un dios que no conozco

y me doy cuenta que estoy
 bajo el signo de tu nombre


lunes, 7 de agosto de 2017

Venezuela Por: Omira Bellizzio


 
Seguiré siendo la misma
con el mismo nombre
de entrañas venecianas
bañadas de río, lago y mar.

Enamorada de los tepuyes,
afanosa de cuidar la selva,
atenta al llamado del llano
fiel a tu piel bronceada,
cortejada por el trigo y la canela
y el hacedor de la noche
que me besa desde otras tierras.

Mi aroma seguirá paseándose
entre el agua de coco y el cacao
y florecillas de mi vientre recién nacidas.

Dibujaré de blanco y más blanco
tus picos nevados de luz.

De azul y más azul celeste
tu ancho mar y el pincel de tu manantial.

De verde y más verde
las sabanas y sus cantos,
los alzaré en mis hombros
haré un arco triunfal
hasta alcanzar las estrellas extraviadas.

Y en un despertar primaveral
soplaré todas las flores
para que adornen tu pecho, hecho milagro.

Renaceremos juntos la paz
atrás quedará la vasija rota del desencuentro.

Mi nombre hijo, no lo vuelvas a olvidar,
soy parte 
del libro de tu vida:

Me llamo Venezuela.


jueves, 3 de agosto de 2017

TU VOZ por Nenee Ballarini

Es tu voz tan honda  y cálida
Que arrulla dulcemente mis desvelos
Nació un día en una madrugada
En una rima atrapando mis sentidos
 En  mística cadencia, solitaria.

 La escucho tantas veces, sonora y lánguida
  Como suenan los bemoles de algún piano
  En oscuras teclas que agonizan
  Presagiando un final inesperado
  De una melodía, o un amor vedado.

   Tiene tu voz tantos suspiros,
    Derrama amor, misterio y lágrimas.
    A veces  honda y mística y otras,
    Parece un terciopelo que suavemente
    Se  adentra hasta el fondo de mi alma

     Como una rosa que abre al sol de la alborada
      Con un tenue gemido de sus pétalos
      Que se esfuman del capullo en la mañana.
      O las gotas de lluvia que  se alejan
      De la tristeza de un cielo que llorara.

       Así es tu voz, serena y misteriosa
       Que se inquieta si no entiendo sus palabras
        Como el rumor de un leño que se apaga,
        O en ese danzar de letras, festeja en alborozo
        Cuando me habla de añoranzas y nostalgias.

         En mis noches de desvelo yo la busco
         Y susurra en mis oídos cuando calla.
          Ella no entiende el  dolor de las distancias
          Por eso que la escondo entre mis labios
          Sólo Dios, tu y mi alma, todo es calma.





lunes, 31 de julio de 2017

Vida por Ernesto Lobo

En aquel opaco rincón
Escondo los besos robados
Las horas de lucha y
Mis cantos de triunfo
Para  que una agreste mañana
De un día cualquiera
Me los devuelvas envueltos
En risas, lágrimas y promesas
Entonces entenderé
Que la vida fue mía…