Del Editor

… "He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

T

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

jueves, 29 de junio de 2017

POEMA DE ELIANA VÁSQUEZ COLICHON



COMO CUANDO SIENTO
que la vida
no sirve para nada o tan solo es el eco dormido
de una voz inescuchable
cuando la gente habla y entorpecen los
ruidos del mundo las imágenes
cuando me siento sola en la oscuridad
infalible                                 
inapelable de la nada

cuando mi boca está palpando los labios
roídos de la tuya
cuando la razón se impone
cuando te hago el amor solo por complacerte
cuando mi cuerpo busca y no encuentra
o cuando encuentra y no desea

cuando todo cambia tan pronto que
no tuve tiempo de darme cuenta
cuando todo me molesta
cuando bajo de espaldas las escaleras
cuando grito más de lo debido

entonces

detesto el destino
maldigo los años pasados
blasfemo a un dios que no conozco

y me doy cuenta que estoy
 bajo el signo de tu nombre




                                          Del libro Columna Vertebral (Lima, 2001)

lunes, 26 de junio de 2017

LA QUE QUITE MI CRUZ por CLOTILDE ROMAN


No lloro más ...
porque no puedo,
soy gitano de silencio.
De tu chabola a la mía
un lago de soledad
un río de sufrimiento.
Por el monte abajo viene,
en su mano, vara verde,
el que me quitó el amor
y me regalo la muerte.
Los cuchillos, no me hieren
mi sangre ya está inerte,
en el negro de mis ojos
se hizo oscuro y de noche.
Ni vino, ni yerba buena,
ni claveles, ni aguardiente.
Sólo tu boca y candela
la que me quite esta cruz
¡Con tu cuerpo al quererme!
C.ROMÁN. ( poemas Lorquianos )

 ( derechos de autor reservados )


jueves, 22 de junio de 2017

BURLAS por ERNESTO LOBO


Con fiereza he enrostrado a todas las burlas…

Cual avispas encrespadas
Han de hundirse en la carne
Hacer nidos profundos y
Cavar hasta los huesos
Inyectar de amargo ácido
Al caminante…

Ya las he enrostrado fijándole la mirada
Retando sus ojos rojos y labios fruncidos…

Después,
Al caer la tarde,
He reído a solas tanto y tanto
Que mi piel yace ahora enredada
Entre la alfombra
Un manojo de flores y unos
Intensos golpes de manos sobre el cajón…

Miro y vivo una vieja parodia…



lunes, 19 de junio de 2017

Piso VII A por FLAVIA COSMA

El vino exótico late fuertemente en mis sienes; 
Pensamientos  de despedida se dispersan
en la alfombra—pétalos.
No mires afuera,
la ventana te llama con su boca abierta gritando.
No debes acercarte
no mires hacia afuera.
Las copas doradas de los árboles en la lejanía
ocultan secretas trampas
ocultan la muerte.
Agárrate de la sábana que aún guarda
el olor de su  cuerpo desnudo.
Abrígate bajo el escudo blanco
piénsalo, piénsalo
piensa en vestidos conocidos, domésticos
en niños, en madres, en los muertos y en los vivos
en circunstancias.
 Has lo que debas hacer
pero no mires afuera, no te acerques a la ventana abierta
quédate lejos de la boca del dragón de la calle, que
gritando sonidos guturales, obscenos 
preside con solemnidad las grandes travesías.



jueves, 15 de junio de 2017

¿Qué hago con esta melancolía? Por Carmen Amaralis Vega Olivencia

Permítanme esta melancolía,
cargar en la mirada todos los grises.
Esos grises que forran el paseo que me lleva a tus huertos,
Los que ponen hiel donde antes tenía  sabor a besos.
Esa rara sensación de que algo anda mal,
pero no sé qué.
Quizás aquella esquina de la calle en la noche
testigo de ardores en la piel,
aquel rincón del pecho sobre el pecho,
retorcidos de placeres clandestinos.
Y ese silencio mezclado con murmullos,
Y los deseos enredados en el aire
pegados al  frio muro de las madrugadas.
Permíteme la melancolía en la nuca,
en el vientre,
en el pecho,
en los malabares de las manos vacías,
con los fantasmas riéndose de mí
a carcajadas.
Malditos fantasmas que no cesan de reír
cuanto más deseo tu presencia
y la melancolía me arropa de pies a cabeza.



lunes, 12 de junio de 2017

VERSOS CLOTILDE - 41-( octosílabos) por Clotilde Román

Son mis poemas visiones
y a veces son un entuerto,
en revueltas confusiones...
al verso lo hacen acierto.

Y si juicio he de perder
entre verso y redondillas,
no me queda más que ver,
que postrarme de rodillas.

Y vos, se preguntará...
¿Esta mujer quien será?
¿Es sueño,o real persona?
Haciendo la santurrona
que a mi carácter no va,
me escabullo en remolona.

Soy persona, ¿me imagino?
veterana en el lugar
que andado siempre camino,
no paro de tropezar.

Más os voy a responder..
con mi más cuerda locura
que siendo yo una mujer
poeta, aunque no muy dura,
sea a mi basto entender
la que más se da a querer
con poema en andadura.

C.ROMÁN.( © Derechos Reservados
Y si juicio he de perder
entre verso y redondillas,
no me queda más que ver,
que postrarme de rodillas.

Y vos, se preguntará...
¿Esta mujer quien será?
¿Es sueño,o real persona?
Haciendo la santurrona
que a mi carácter no va,
me escabullo en remolona.

Soy persona, ¿me imagino?
veterana en el lugar
que andado siempre camino,
no paro de tropezar.

Más os voy a responder..
con mi más cuerda locura
que siendo yo una mujer
poeta, aunque no muy dura,
sea a mi basto entender
la que más se da a querer
con poema en andadura.

C.ROMÁN.( © Derechos Reservados )
Y si juicio he de perder
 entre verso y redondillas,
 no me queda más que ver,
 que postrarme de rodillas.

 Y vos, se preguntará...
 ¿Esta mujer quien será?
 ¿Es sueño o real persona?
 Haciendo la santurrona
 que a mi carácter no va,
 me escabullo en remolona.

 Soy persona, ¿me imagino?
 veterana en el lugar
 que andado siempre camino,
 no paro de tropezar.

 Más os voy a responder..
 con mi más cuerda locura
 que siendo yo una mujer
 poeta, aunque no muy dura,
 sea a mi basto entender
 la que más se da a querer
 con poema en andadura.

 C.ROMÁN.( © Derechos Reservados )





jueves, 8 de junio de 2017

POÉTICA por ANTONIO ACEVEDO LINARES


Poesía, he llegado
a tu cielo
por obra y gracia
de los dioses
que como un fedayín
se inmola en sus fuegos
protégeme del olvido
del tiempo
que es como otra
de las formas de la muerte
y déjame abrazarte
aunque seas una causa pérdida
pero como todas las causas
pérdidas son las que nos redimen
e ilumíname para alcanzar
la sabiduría y la paciencia
de las palabras
y seas como el vino
y el amor nuestro de cada día.
Gracias a ti, Poesía
sé que estoy vivo y existo.


lunes, 5 de junio de 2017

Marcaré El Camino por Ernesto Valentín Sánchez

Hay en tus profundos ojos
dos lagos perdidos
que quiero encontrar.
En tu boca hay fuego encendido
que quiero apagar,
al menos apaciguar.
En la grieta de tus labios
crecen ansias por combatir
la soledad que enfría tu corazón.
Tu camino con besos bordaré
para que fácil me encuentres, y así,
lograr que la coincidencia se dé.
¿Acaso no devora el pececillo
lo que sobra el tiburón?
Deben guardar los altos cielos
el folio blanco en que fue sellado
el destino escrito con sangre
de los que ya desfilaron sin suerte
por los caminos del amor amargo
sin la virtud que hoy me asiste
por saber a quién amo, y prefiero.
Ansío que camines ya ese trecho
que entre nuestras casas vive
rodeado de esperanzas verdes,
de fuego y pasión nacidos en mi pecho,
--ardientes por intenso calor,--
y lúcido para desde mi casa verte.