Del Editor

… "He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

T

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

jueves, 28 de septiembre de 2017

AMOR DE CRISTAL Y PIEDRA por Clotilde Román

Adoquines de cristal
rompen mis pasos al alba
y en mi ciego caminar,
calle, cada vez más larga.

Duro y frío pedernal,
noche, farol y luciérnaga,
saeta que mueve el viento
a ritmo de corazón
hacia unos besos que acechan.

Amor de cristal y piedra,
vino, veneno el que pago
para obtener recompensa
de una carne donde vuelan
suspiros en aves negras.

Virgen eres en mis sueños,
demonio, en mis noches lentas,
cuando apagar yo no puedo
la llama de mis flaquezas.

Muerte por tus tenues muslos
cuando abiertos se me templan.
Turbio, oscuro es tu horizonte.
Blanca alborada de amor
donde mi cuerpo se pierda.

C.ROMÁN.(Poemas Lorquianos octosílabos )

( derechos de autor reservados )




lunes, 25 de septiembre de 2017

CESAR VALLEJO por ELVIRA ORDONEZ


Nos asombras desde tu vientre sombra
tu vasta soledad, tu orfandad milenaria.
Vertical soportabas un ancestro de escombros
la humanidad crujía en tus espaldas.

Porque del sol bajó tu canto
se calcinó en la tierra
se desangró en espadas cotidianas
brotó la luz a lívidas tormentas
en tu innúmera voz acribillada.

Entero en tus raíces
amalgaste España con América
Ande y Península embriagaban tu amor
a sangre y lágrimas.

Grito del universo en el gemir del hombre
explosión de galaxias en el parto del alma
holocausto en la carne por el hambre
el dolor y la guerra:

¡César Vallejo!

Crucificado entero permaneces

Fraguado en el cristal de tu palabra.

Resultado de imagen para elvira ordoñez

jueves, 21 de septiembre de 2017

LAS HORMIGAS ROSADAS Por Lilian Viacava

La boca
cuenta cuentos cuenta cuentas
cuenta amores cuenta historias cuenta y cuenta...

Tu nombre
se encuentra en el silicio en todas partes
en el abecedario... En el abracadabra
En la alacena de los dulces en el almíbar de los duraznos...

Las hormigas rosadas recorren el jardín
buscando rosales negros
y se comen los pensamientos de colores
que guardo de mi historia...
Mi historia la que compartimos
la que preparamos la que imaginamos.

Las hormigas rosadas hacen surcos en el césped
y cargan las hojas verdes de mis esperanzas
y se las llevan ¡yo no sé dónde!...

Se van en silencio por el jardín haciendo surcos
mientras las abejas liban el néctar de tus promesas
y tus promesas se van haciendo olvido...

Una mariposa huye de las manos de un niño
¡ya casi no hay mariposas! Solo las que recuerdo
en la esquina de Jorge y eran todas amarillas...

Dame tu bicicleta que quiero correr por la bajadita
me dijiste... A ver si te gano...
Y las mariposas permanecían como flores pintadas
sobre el césped...

Que linda era la vida... El viento golpeaba nuestras risas
la brisa despeinaba nuestro pelo
no había inclemencias... Jugábamos a la sombra de los árboles
Dame tu bicicleta... ¡Tomá la mía!

Risas infantiles frescas como el perfume de los naranjales
¡Vamos a tirarnos por la bajadita! Y corríamos con las bicicletas
éramos astronautas en el espacio de la primavera...

Ahora solo quedan las hormigas rosadas que van a no sé donde
que rasgan el jardín formando mapas
marcan fronteras de países donde yo pienso y encuentro
los juegos infantiles entre mariposas amarillas que permanecen
dos bicicletas el viento y las risas que aún resuenan
en la esquina de mi casa...



by Lilian Viacava Dama de la Poesía
@copyright - derechos de autor
 30/11/2015






lunes, 18 de septiembre de 2017

El tiempo no vuelve por Nenee Balarini.


El tiempo no vuelve atrás                      
Amarrado a mis recuerdos,
No me deja revivir
Del pasado solo un momento.

Aquel en que te entregue
Sin saberlo mis anhelos
Aquel en que te besé
Sin pudor y sin aliento.

Las tinieblas avanzaban
En una noche de invierno
En un frío que apretaba
Nuestros brazos en silencio.

En una maraña oscura
De  inesperados deseos
Me tuviste largamente 
Boca a boca, cuerpo a cuerpo.


El tiempo no vuelve atrás
Querellante, aletargado,
Sigue su marcha implacable
Y tú lejos, solitario.

Es noche ya y solo busco
Reavivar aquel incendio
Mil luciérnagas me alumbran
Iluminando el sendero.

Busco todo alrededor
Pero en vano, no te encuentro
El rocío cae lento. Seda
Mis ojos cansados,  miro el cielo.

Y le pregunto a ese Dios
Porque castigo ese amor
Y te arranco de mi lado
Que golpe bajo y certero

Yo solo quiero un instante
La gloria de aquel momento
Y el tiempo…………….
El tiempo no vuelve atrás

Para vivirte de nuevo.


jueves, 14 de septiembre de 2017

Tan solo comenzar por Ernesto Lobo


Si se han marchado, déjalos
El tiempo se inventará  otra mañana              
Ahora calma tus furias, silencio
Alza el velamen            
La tierra se ha frenado, agoniza
Los muros son de piedra y 
Creen en el olvido                              
Cree en dormir tus ansias  
Que al volver el rostro, fragilidad
Estarás en el origen
Sobre el mismo suelo           
Olvídate de cruzar los mares
Olvídate de remontar los ríos                 
De nada vale la ciencia
Camina hacia                 
Donde el horizonte termina
Camina mirando la pedrera                       
Sobre la tierra dormida
El tiempo ya no existe
Quedaste solo sin un antes ni un después
Déjate caer en los brazos de la tentación
Húndete en el temor y la fragilidad
Osa romper toda amarra
Abraza cada comienzo una y otra vez…




lunes, 11 de septiembre de 2017

Partida en dos por Carmen Amaralis Vega Olivencia

A veces se bifurca
y sus trozos rozan senderos íntimos,
misteriosos,
ocultos.

Un yo errático se pierde en extrañas profundidades.
Logra tocar fondo,
y con manos bien abiertas
acaricia el sabor del poder.

La otra se eleva al infinito.
Sobrevuela sus propias ganas
salpicando de rojos los delirios.
Con ojos bien abiertos
logra ver la desidia.
Respira el aire enrarecido,
olfatea desconcertada
todos los olores tibios del mañana.

Y así, partida en dos,
reconoce los extremos de la vida.

Suma y resta el valor de la existencia.
No hay recompensas ni castigo,
solo la apacible soledad del ser.





jueves, 7 de septiembre de 2017

POEMA DE ELIANA VASQUEZ COLICHON


OBSESIÓN
perpleja
el nocturno abismo nos invade
ritual melancolía
huye
sombras/no sombras
tú/no tú

Del libro Columna Vertebral (Lima, 2001)





lunes, 4 de septiembre de 2017

El triunfo de la iniquidad por Manuel Arduino

Cortejo de valientes - sube la marea -
Bajo la zarpa del laúd aún duele el exceso
Yelmo táctico redoble de voces algún fanal
La caravana interminable: un paso apenas
El enemigo virtuoso - el círculo de la fe -
Tantos esplendores como carros de vendimia
Llamar a la diosa se mece la luna
En los músculos se graba un ancla
Atroz es la cadencia todo es arte y muerte
De asnos está hecho el camino a otra parte
Náusica serenata de espadas: dentición precoz
Los persas tomaron la torre, entre curvas huyen,
Marrones y topacio un cuero tiembla de tiempo
Puede que caiga la última piedra: el Talmud
Ciegos pero altisonantes escampa la fiebre
Consuela el beber despacio las marcas extensas
Hasta donde los ojos otras mujeres espían
Las higueras se parten - se perdió al mediodía -
A menos que descanse un caballo añoro de sangre
Bajo las finas sandalias corre entrar por fuera
Desolados invictos coincidentes en el exilio
Que no llamen a su Dios el águila la divisa
Puede que haya muerto toda la vida
Estamos tentados a despreciar: ¡basta de túneles!
Vastedad implacable: un solo pulmón: la pluma
¿Subsistes? Es el triunfo de la iniquidad