Del Editor

… "He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

T

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

lunes, 30 de octubre de 2017

FLORES AMARILLAS por LEONOR ZAA LINARES

Mírame,
Toca con una mano la frente,
con la otra mano mi centro, el ombligo, y
enciende mis retinas con tus ojos.
Dejemos las sandalias en la playa
para grabar nuestra breves huellas sobre la arena,
milésimas de segundo, un instante en el tiempo sobre la tierra,
antes de ser envueltos por las olas infinitas del mar.
No necesitamos contraseña,
en las fisuras de las grietas de oscuras rocas
junto a moluscos azules y flores amarillas.
Estamos vivos.



jueves, 26 de octubre de 2017

AZAR por MARITA TROIANO

Pudiste ser un príncipe normando
Púrpura capa         lanza en ristre caballo blanco blanco)
Y yo  señora de las flores con el vestido azul aquel
En un mercado de Cleveland   abril del treintayocho
                            …y nunca nos habríamos mirado

Tal vez hubieras sido un viejo pescador de Alejandría
(la barba densa      grabados los veranos en tu barca)
Y yo secretaria austera de un juzgado en Reims
Con mis tacones bajos muy lánguida
                            …y nunca nos habríamos mirado

¿Y si fuiste cazador de pumas en la selva del Brazil
y yo pastora muda de ovejas en el Tíbet?
¿Tú prior de un convento…
Yo la puta secreta de un obispo romano?
¿Tú astronauta sonriente de Moscú    y yo
la eterna virgen de un balcón en Salamanca?
                   ¡Seguro que nunca nos habríamos mirado!

Todo lo dicho parece absurdo fragmentado
Apenas coincidencias literarias de contrarios
Porque tú estas en este tiempo a esta hora temprana
un domingo de sol           al frente de mi vida   en un supermercado
escogiendo las manzanas más rojas para mi.


De: “Poemas urbanos” en “La poesía nos une”. Selección Marita Toriano. Carpe Diem Editora.






lunes, 23 de octubre de 2017

DESGARRADA TARDE por GRACIELA BRICEÑO INGUNZA

La tarde gastada
cual chaqueta usada
hasta no más,
arrastra
su caterva
de condenas,
el amor ya no la redime,
la ata
y en la desmesura,
del abandono
ríe, ríe
a mandíbula
batiente
y cuelga
su doliente
presente
en el centro mismo
del alma desgarrada.



(De: Me caigo y me levanto. En La Poesía nos une. Selección de MaritaTroiano)



jueves, 19 de octubre de 2017

NOCHE Y DÍA por CARLOS CASTRO


Absurda mezcla de canto y lamento,
canto a tajo abierto de abandono,
lamento atardecido en plena altitud
ambos tenían dentro la ausente parodia
ocultar su verdadera voracidad suicida.

Convergencia crucial de desencanto
con asidua insistencia y porfía
derribando hasta la claridad del día
juntando las horas se van a meditar
la metáfora de la belleza esquiva.

Coalición de diastrofismo, aquella
dentro la esmeralda mirada de monarca
mientras bajo el desdén hipócrita
de los despojos, viva y agonizando todas
las reliquias empequeñecidas y baratas.

Dónde hallar el binomio de los ojos
o los pasos en coincidencia de obstáculos
del camino, por fin a fuerza mutua
puedan sentir el mismo aroma e intensidad
de todo cuanto pueda dar ambos seres.

Tú el día, yo la noche, he allí el axioma
nada más que veinticuatro horas navegando
dentro la luz y sombra, tú sin lástima
afilas el perfil de la luz para poder
acariciar a la noche cuando todos duermen.


lunes, 16 de octubre de 2017

NOCHE CALCINADA EN AYOTZINAPA por ANA MARIA INTILLI


esta rebelión que amanece muerta
como rastro de justicia
ha nacido en la noche calcinada
y no aprendió a mirar
el rostro de la sombra




De: “Flores para el oído”. En “La palabra nos une”. Selección de MaritaTroiano. Carpe Diem editora.



jueves, 12 de octubre de 2017

VENEZUELA, Amado País por Bella Ventura


Quisiera hablarte con poesía,
patria conocida de mis entrañas de madre.
Me diste mi primer hijo y alegrías infinitas
pero las circunstancias me lo impiden.
Tu dolor en mi pecho prende alarmas.
Me hago a la tristeza que la impotencia arrastra.
Desde mi rincón, ruego con los brazos elevados al cielo.
Imploro que cese tu violencia y se acabe ese gobierno
a la medida de las dictaduras más feroces.
¡Si es que existen dictaduras más suaves!
Todas llevan el mismo nombre y contenido igual,
corrupción, exceso de poder, manipulaciones
y la furia del pueblo atado de manos y pies
sin poder buscar salidas a la libertad que todo ser precisa.
Acorralados los derechos y menospreciados los deseos
de vivir sin zozobras de tantas clases.
El anhelo de vivir en paz con pan en la mesa
y sin tiros en la calle para mostrar fuerza.
Me rebelo con la sabiduría que disfrutan otros regímenes.
Sé que ninguno es perfecto.
Las democracias cojean.
Los reinos se resquebrajan.
Los países claman justicia.
Los gobernantes olvidan a sus electores
para abultar sus bolsillos y el de los amigos.
Enredan sus propios intereses en ligas
que ciudadanos de bien condenan.
Mencionar mis sentimientos es llorar tu desgracia.
Sentir tus párpados húmedos cercanos a los míos.
Creamos ríos de protestas desde la voz que no admite
el rejo y menos el mando equivocado en épocas
cuando la conciencia elabora otros fines.
Con mis lágrimas me solidarizo con tus votos de cambio.
Y con mi verso aclaro mi confianza que pronto
el cauce de tus destinos tomará el rumbo que la luz guía.
Estrellas en tu horizonte anuncian otros tiempos.
Soles de paraíso en tu nación de desafíos.
Retos, huéspedes del futuro que se anuncia.
Escucho música celestial.
Notas brotan de nubes que sonríen.


lunes, 9 de octubre de 2017

NA CASA por ANA MARIA GARCIA SILVA (en gallego “en casa”)


una casa de piedra y no hay más casa que aquella
una casa de exilio
ni siquiera fui un niño en esa casa
yo ya era el exilio

desde entonces lleno de piedras blancas mis bolsillos
por si alguna noche vuelvo

las piedras envejecen.



(De: “Hormas & Averías”. En “La poesía nos une” selección Marita Troiano)



jueves, 5 de octubre de 2017

AL FINAL DE LA TARDE por ERNESTO LOBO


En sus dedos
el alma extrema del clavicordio
teclas gimiendo en cósmico tañido
voz celeste, etérea
sensación de arenas descoloridas
de tierras por descubrir
canciones por entonar
mientras los claveles verdean
y los timbales nos regresan
a un mundo repleto de requiebros
sones suaves
dulces sones
sus manos, ella, la luz ciega del horizonte
lo gris de sus entornos y
el fantasmal espíritu del vino
la tarde que corre por entre sus cuerpos
desnudez absoluta
pasible
inquieta
la danza de un tú
los abrazos de un yo
allí
sobre el tamiz de sus cuerpos
completas las tentaciones
absolutas  complicidades
en aquel íntimo instante al final de la tarde…



lunes, 2 de octubre de 2017

PARA QUE TU ME ESCUCHES por ATALA MATELLINI

En este cuarto
Sobre esta mesa
Frente a una cama
Mis pensamientos se abisman

Y me quiebro
En un ahogado grito
Que se encierra
A oscuras
Sin respuestas
Siempre ciega
Siempre muda

Como pasajera a solas
Sin una estación que me reciba